Inicio > Comunicación, Noticias > Una mañana de shopping…con María Valverde

Una mañana de shopping…con María Valverde

5 de noviembre de 2012

Solidaridad digital

Ni la lluvia pudo estropear esta mañana tan perfecta repleta de nuevas experiencias, descubrimientos y nuevas amistades. La joven actriz María Valverde pasará un día -en teoría como cualquier otro- de compras, incluida sesión de pelu. La novedad: lo hará sentada en una silla de ruedas eléctrica y con collarín. Su compinche, Teresa, una joven con parálisis que sabe desde hace mucho tiempo lo que es moverse por la gran ciudad sin levantarse.

Comenzamos nuestro punto de partida en el establecimiento de Vía Libre, situado en la madrileña calle Don Ramón de la Cruz, en pleno corazón del barrio de Salamanca. Teresa, documentalista en el Congreso, llega en su silla de ruedas, su herramienta aliada para desplazarse. Unos minutos más tarde, se presenta María, nerviosa, pero encantada de experimentar y conocer las principales dificultades y barreras a las que se enfrenta diariamente una persona con discapacidad.

 Las presentaciones comienzan por Teresa, el resto del equipo y su compleja silla de ruedas llena de botones y comandos. Unas cuantas indicaciones, puesta a punto de las cámaras, del sonido y ¡acción!

 Parece que, consciente de las dificultades, la lluvia comienza a dar tregua. La primera parada la hacemos en una tienda de moda juvenil. Y las primeras incomodidades comienzan a experimentarse. María se encuentra con un establecimiento algo estrecho para moverse con naturalidad, y no todo está al alcance de la mano: la presencia y dependencia de la empleada es absoluta, al menos para alcanzar aquello que está colgado en perchas. Teresa ya ni siquiera piensa en ello. De hecho, el resultado llega a ser bastante productivo: un par de botas nuevas y una chaqueta no se les escapa de la mano.

Tras las primeras sonrisas automáticas típicas del efecto de salir de una tienda con ropa nueva, hacemos una segunda parada para el aperitivo. Los camareros deben instalar una pequeña rampa de madera para poder acceder con facilidad y disfrutar de nuestro refrigerio y, en un momento de distensión, Teresa nos cuenta qué le parece esta serie. «Es una iniciativa muy buena para que la gente pueda conocer las dificultades de una persona con discapacidad y cómo se desenvuelven en el entorno. A María la he visto muy concentrada y con ganas de ponerse en mi lugar. Capacitados es un proyecto muy positivo porque nos ven haciendo cosas del día a día».

Salimos de la cafetería y nos preparamos para el colofón de una mañana de compras perfecta: una sesión de peluquería con manicura incluida. Mejor imposible. Relajación, autoestima y complicidad entre las jóvenes cada vez más señalada. Todo en un marco de normalidad y naturalidad. La discapacidad no es más que una palabra. Nuestro paseo termina aquí, pero la experiencia, los recuerdos y la emoción son algo que María Valverde llevará siempre consigo. La joven actriz nos confiesa que «no ve la discapacidad como tal, sino como una diversidad, que es como todo el mundo debería calificarlo. No estamos acostumbrados y debería estar en nuestro día a día. Es una inconsciencia por parte del ser humano. Esta experiencia es para mí un regalo».

A %d blogueros les gusta esto: